Great People

domingo, 26 de septiembre de 2010

adolescentes vs. padres

Me siento rara. Ahora mismo tengo muchas emociones dentro de mí, y aunque llevo tiempo diciéndome a mi misma que tengo que escribir una entrada nueva y tengo ganas, no tengo ni idea de cómo empezar. Siento frustación, porque llevo una gran parte de mi vida esperando tener esta edad, 15 años, dentro de diez días los cumplo, pero sinceramente, no era como esperaba.
Cuando tenía 9, 10, 11 años deseaba tener 14 o 15, para poder salir, pintarme, ponerme tacones, ser guapa, poder besar a los chicos y ponerme la ropa que quisiera. Pero no caí en la cuenta de que con 14 y 15 años se siguen teniendo padres que te ponen horas y lugares prohibidos cuando quieres salir, te dicen que eres más guapa sin pintar, que con tacones parezco muy mayor, que es más importante la inteligencia que la belleza, que todos los chicos van a lo mismo y que con esa ropa parezco una cualquiera.
Lo peor es que sé que tienen toda la razón del mundo, que todo lo que me dicen me lo dicen porque ellos ya han tenido 15 años, y porque, aunque odio esta frase típica, 'quieren lo mejor para mí'.
El problema es que creo que sólo ven lo malo de mí, creo que no se dan cuenta de que una de mis pasiones es leer libros, cuando otras chicas apenas saben que es eso. Tampoco parecen darse cuenta de que siempre (al menos el 99% de las veces), me porto bien, vuelvo a una hora razonable (para mi gusto un poco pronto) a casa, les hago caso y no hago locuras muy.. 'locas'. Que no me pinto como Lady Gaga (ya que muchas parecen hacerlo), ni me visto enseñando hasta el carné de identidad. No me voy de fiesta todos los días (ni de lejos), mis amistades son buenísimas y nunca, nunca les he faltado al respeto, como hacen muchos adolescentes con sus padres. Pero todo eso, ellos no parecen verlo. Y si lo ven, lo aceptan y ya.
Ahora, son los primeros en fijarse que mi habitación no está lo suficientemente recogida, que salgo por las tardes los viernes, sábados y a veces los domingos, que me sé todas las fiestas que hay (aunque no vaya, por supuesto), que tengo que ser más responsable en los estudios y que con 'esa' camiseta enseño ''demasiado'' las tetas.
Pero bueno, reconozco que sólo tengo 15 años, que ya tendré tiempo de que me duelan todos los domingos los pies de los tacones y la cabeza de las resacas, que me cansaré de ir de fiesta y que echaré de menos a mis padres.
Porque al fin y al cabo, son mis padres, todos tenemos, uno o dos, y nos cuidan y enseñan lo mejor que pueden. Muchas veces se equivocarán, pero la mayoría aciertan.
A mucha gente no le interesará esto, pero simplemente quería expresarlo, y mientras lo escribía me daba cuenta de lo orgullosa que estoy de ellos.
Por ustedes papis :)

5 comentarios:

  1. Me gusta tu blog :)

    http://fernandosempere.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. me encanta!
    xx

    www.theinspirationstoday.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Mientras seas consciente de que lo hacen por tu bien, no hay problema. Seguro que son conscientes de tus puntos positivos; lo que ocurre es que normalmente sólo comentan las cosas malas, las prohibiciones, limitaciones y demás.

    Aprovecha en alguna de estas que te comenten "no te quejes de padres, ya sabes que los de fulanito blablabla". Ahí diles que no se quejen de hija, que hay que ver como van algunas, como son otras. Qué suerte tienen.

    Y entonces sí que eras tú la chica de hoy a la salida. Ya me parecía a mí. No te comenté nada porque tampoco te tengo bien fichada :)

    ResponderEliminar